LA MARCA

Su historia la protagonizan los ingredientes naturales y curativos, combinados con la innovación científica y la herencia de sus fundadores. Stephen y Margaret de Heinrich de Omorovicza empezaron su andanza en los baños del Spa Rácz de Budapest, en origen propiedad de su familia. Esta ciudad siempre ha sido famosa por sus aguas curativas. Sorprendidos por el milagroso efecto de estas aguas ricas en minerales, ambos trabajaron con un laboratorio dermatológico ganador de Premios Nobel para crear una línea de cuidado de la piel. Aquí nace Healing Concentrate ™, un complejo terapéutico para tratar las pieles desde sus capas más profundas. La firma apuesta también por incluir ingredientes como el purificador barro Moor , el oro antinflamatorio o los péptidos dentro de diamantes reales. Los productos Omorovicza son de culto gracias a su efecto anti-edad y sus propiedades para mejorar el aspecto de la piel.



LA ELECCIÓN DE RAQUEL

Llevo años trabajando con los mejores laboratorios cosmecéuticos, cuyas firmas aportan ciencia y resultados. No obstante, en la satisfacción de un cliente, no solo priman a veces los hechos, sino también la experiencia que envuelve a un producto, haciendo que aplicarlo satisfaga sus sentidos. Para mí, el descubrimiento de Omorovicza fue como encontrar una joya cosmética, ya que proporciona aliados efectivos que, al mismo tiempo, son altamente placenteros, sensoriales y lujosos.

 

 

Inscríbete a nuestra newsletter

Te mantendremos informado de todas las novedades

Su información nunca será compartida con terceras partes